Percepciones de inseguridad en Tizapán: un primer acercamiento estadístico.

Percepciones de inseguridad en Tizapán: un primer acercamiento estadístico.

Hace algunas semanas, nuestra compañera Julieta Cisneros fue agredida por un sujeto que––hasta la redacción de este artículo––no ha sido identificado. Julieta fue sujetada, amenazada y mordida cuando caminaba hacia la escuela; y aún, tras la confusión, sintió culpa. Culpa, quizás, por creer que esta situación era previsible; acostumbrada a la violencia latente, atribuyó una parte de lo ocurrido al “descuido”. Esto nos dice algo: antes del asalto Julieta sufría ya de otro tipo de violencia, la de la percepción de amenaza continua. Ésta es la sensación de que en cualquier momento puede ser agredida, de que el daño acecha permanentemente. Los datos muestran que––en Tizapán y el ITAM––no es la única que se siente así.

El semestre pasado un grupo de estudiantes hicimos una investigación cuyo objetivo fue evaluar qué tan seguros se sienten los estudiantes del ITAM en los alrededores de la universidad, en contraste con los colonos de Tizapán. Los resultados arrojan tres hallazgos principales: (1) los estudiantes nos sentimos mucho más inseguros que los colonos, (2) las mujeres son agredidas con mayor frecuencia que los hombres y (3) la mayoría de los delitos le suceden a personas que caminan solas por las calles más cercanas al ITAM, independientemente del horario.

Detalles metodológicos

Esta investigación representa una primera aproximación estadística al problema, y la muestra no cumple con los criterios requeridos para hacer aserciones inferenciales de la población. El muestreo no fue aleatorio y potencialmente se cometieron errores de “cobertura”, de “medida” y de “entrevistador”. Obtuvimos 308 respuestas de itamitas a través de SurveyMonkey y se entrevistaron a 68 colonos. Nuestro objetivo era obtener un panorama general y estas herramientas nos parecieron pertinentes. El área de estudio se delimitó así:

imagen1

Delimitación geográfica del área de estudio. Sólo se consideraron actos de violencia cometidos en esta área y sólo se entrevistaron a colonos encontrados en esta delimitación. El área roja representa una hipótesis de trabajo: creíamos que la mayoría de los delitos se cometen cerca del periférico, pues el agresor puede huir oportunamente tras cometerlo. Los datos no permiten concluir lo anterior.

Así, aunque no podemos usar estas observaciones para explicar el fenómeno entero, creemos que las encuestas nos dicen algo valioso: la percepción de un amplio número de itamitas y colonos respecto a su entorno inmediato. También nos permiten obtener pistas acerca del tipo de delitos cometidos, de los grupos que los padecen y del dónde y cuándo suceden.

Resultados principales

Casi el 85% de los estudiantes se sienten inseguros (18% de éste grupo se sienten “muy inseguros”), contra un 15% de colonos que tienen esta sensación (y ninguno se siente “muy inseguro”). Esto no garantiza que los estudiantes del ITAM somos víctimas más frecuentes, pues la percepción podría estar sesgada (entre otras cosas) por el grupo de edad, una mayor desensibilización al crimen por parte de los colonos o la percepción de una red de confianza más asentada; sin embargo, tampoco descartamos que ésta sea una posibilidad.

Imagen2.png

Comparativo de percepción de seguridad entre estudiantes del ITAM y colonos de Tizapán.

El tipo de delitos que se perciben y su frecuencia difiere entre ambos grupos. La primera observación es que, proporcionalmente, los itamitas han sido más veces víctimas o conocen de primera mano a más víctimas que los colonos. Efectivamente, el promedio de la diferencia de proporciones para cada delito es de 13%. Entre los estudiantes, el delito más percibido es el de “piropos o insultos”, la forma de acoso más recurrente. Uniendo este resultado con los resultados en la categoría “acoso”, obtenemos que el 75% de los estudiantes han sufrido o conocen a alguien que ha sufrido de este delito, contra un 12% de los colonos. Los testimonios sugieren que el grupo más afectado en este rubro es el de las mujeres, pero no tenemos información para dar a conocer la proporción que representan. El asalto es el segundo delito más reportado, con un 31% para los itamitas y un 26% para los colonos. Estos ejemplos sugieren que hay delitos que nos afectan por igual y otros que no. El acoso hacia itamitas es alarmante, y necesita ser entendido (¿quiénes son los acosadores? ¿son colonos o personas externas a Tizapán? ¿es algo que se vive día a día o un hecho esporádico?) y atendido inmediatamente.imagen3

Comparativo entre colonos e itamitas por tipo de delito y su recurrencia.

Finalmente, interesa ver en dónde y cuándo suceden estos delitos. Los datos sugieren que éstos se presentan a cualquier momento del día (contrario a la percepción de que hay mayor vulnerabilidad cuando está oscuro) y que las calles donde más se perciben delitos son Guerrero, Chihuahua y Morelos, las más cercanas a la universidad.

imagen4

imagen5

Todos los resultados

A continuación presentamos visualmente los resultados completos de las entrevistas. Excluímos los gráficos presentados en las secciones anteriores o que serán presentados en la última sección. Aquí se puede consultar la base de datos de la encuesta externa, así como el cuestionario externo aplicado.

imagen7

imagen8

imagen9

imagen10

imagen11

imagen12

Hacia la solución

Salvaguardar la seguridad humana es un deber del Estado y por ello resulta desconcertante plantear soluciones desde la ciudadanía. Sin embargo, es evidente que tenemos un problema de frente y resulta imperante atenderlo de inmediato si queremos prevenir futuros incidentes. Nuestra propuesta de solución tiene dos vertientes: (a) la generación de información desde el alumnado y (b) la construcción de comunidad con la colonia. Para la primera necesitamos un mapa de crimen y una metodología estadística científicamente adecuada, que nos permita medir avances. Es usar la tecnología para activar al ciudadano, y contar con suficiente información qué analizar. Para la segunda, la generación de organizaciones estudiantiles que colaboren con Tizapán y el perfeccionamiento de las ya existentes, para generar redes de confianza más amplias.

Convocamos a toda la Comunidad ITAM a ser parte de la solución. Específicamente:

  • Reportar en un mapa de crimen (Aquí se puede ver un ejemplo, que los ingenieros pueden ayudarnos a desarrollar).
  • Denunciar ante las autoridades competentes todo incidente.
  • Desarrollar una metodología estadística única (convocamos a los departamentos de Estadística, Actuaría o Ciencia Política para elaborarla) y la elaboración de una encuesta que se aplique semestralmente.
  • Colaborar activamente en los esfuerzos estudiantiles por Tizapán




La investigación fue llevada a cabo por (en orden alfabético):

  • Benjamín Castro
  • Rosa Elena Cortés
  • Ana Paola González
  • José Antonio Terán

La encuesta externa fue coordinada por Renata Arredondo y Ricardo Zugasti y ejectuada por el equipo del Laboratorio de Datos de Acción Comunitaria por la Colonia Tizapán (ACCT).

Anuncios

Un comentario en “Percepciones de inseguridad en Tizapán: un primer acercamiento estadístico.

  1. Creo que es una muy buena investigación. Y también pienso que parte de la solución al problema de inseguridad que se vive en la zona es debido a la relación que hay entre los estudiantes del ITAM y la de los colonos. Habría que trabajar en una mejor relación para que ellos no se sientan perjudicados y nosotros como estudiantes nos sintamos más seguros y cómodos en nuestro entorno.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s