Ayotzinapa y las movilizaciones civiles en México

Ayotzinapa y las movilizaciones civiles en México
por Karla G. Schiaffino Pérez

El otoño de 2014 fue inusual para México. Un caso de aparente desaparición forzada en un municipio pequeño del complejo estado de Guerrero derivó en una movilización sin precedentes en un país que muchas veces se había caracterizado por la apatía y un bajísimo nivel de cultura política. Este trabajo pretende hacer un breve recuento de los retos, resultados y lecciones aprendidas en términos de movilización social en México a partir del llamado caso Ayotzinapa.

Orígenes del movimiento

El 26 de Septiembre de 2014 aproximadamente 80 estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero se dirigían a recaudar fondos en Huitzuco, otro municipio del mismo estado. En el camino confiscaron un autobús que los llevaría a Iguala. Una vez ahí, requisaron tres autobuses más y se reunieron con más estudiantes[1]. De acuerdo con varios recuentos de los acontecimientos, el alcalde de Iguala, José Luis Abarca, dio órdenes a la policía municipal para que detuviera a los estudiantes y evitara que protestaran en un acto público presidido por su esposa, María de los Ángeles Pineda. La policía municipal interceptó a los estudiantes. El enfrentamiento que tuvo lugar acto seguido culminó en seis muertes, 25 individuos heridos y 43 desaparecidos[2]. A la fecha se han identificado los restos de dos estudiantes y el paradero de 41 de ellos aún es desconocido.

Después de semanas de una respuesta lenta y torpe por parte del gobierno mexicano, dio comienzo una extensa movilización. En un inicio, familiares, amigos y compañeros de los estudiantes comenzaron a movilizarse demandando conocer el paradero de los desaparecidos[3]. Durante los primeros días de octubre las expresiones de apoyo a las víctimas crecieron y se expandieron por todo el país e incluso fuera de sus fronteras[4].

El momento de mayor movilización llegó el 7 de noviembre de 2014. Ese día el Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, dio una conferencia de prensa donde aseguraba tener confesiones de individuos implicados en la desaparición de los estudiantes. De acuerdo con los detenidos, la policía municipal había entregado a los estudiantes al grupo delictivo Guerreros Unidos. Las confesiones apuntaban a que miembros de este grupo habían secuestrado y asesinado a los normalistas, quemando su cuerpo en el basurero municipal de Cocula[5].

Murillo Karam finalizó la sesión de preguntas y respuestas de la conferencia diciendo: “Ya me cansé”, lo cual fue interpretado por la opinión pública como una manifestación de negligencia y hartazgo por parte de las autoridades. Este incidente derivó rápidamente en una movilización en redes sociales. A través de los hashtags #YaMeCansé, #AyotzinapaSomosTodos y #FueElEstado los mexicanos comenzaron a demandar acción ante la tragedia cometida en Iguala y a expresar su descontento con el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto[6] .

Para Diciembre de 2014 las protestas se habían convertido en un movimiento en contra de la incompetencia de las autoridades mexicanas de enfrentar y mitigar el grave problema de inseguridad que vive el país, la falta de transparencia de sus acciones y la corrupción que se encuentra en todos niveles de gobierno en el país. Esto se debió en parte a que se dieron a conocer escándalos de corrupción que involucraban al Presidente Peña y a su esposa, Angélica Rivera de Peña[7].

A dos años de la tragedia ocurrida en Iguala parece que la movilización masiva de la sociedad civil que comenzó en ese otoño ha perdido fuerza a pesar de que la sociedad continúa demandando un esclarecimiento de lo ocurrido ese día. Una investigación de un panel independiente de investigadores enviados por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIADR) concluyó que hubo omisiones y errores, así como tortura y fabricación de evidencia en las investigaciones[8].

Retos

Estos dos últimos dos años, la movilización civil en apoyo a las víctimas de la tragedia ocurrida en Guerrero ha enfrentado varios retos importantes. Estos retos están relacionados con el ambiente político y social, la estructura del movimiento y los problemas enfrentados para mantener una disciplina de no-violencia.

Ambiente político y social

En primer lugar, hubo una fuerte percepción de que lo ocurrido en Ayotzinapa. Esto dio pie a acusaciones de que el PRD había manipulado el caso y a las víctimas para promover una agenda política acorde a sus intereses y deslindarse de cualquier acusación en contra de Abarca, miembro de este partido político[9]. Lo anterior sucedió a pesar de que la movilización en torno a la desaparición de los 43 normalistas no estuvo relacionada con ningún sector en específico, sino con los principios básicos de Estado Mexicano[10]. Esto ha sido un problema común de las movilizaciones sociales en el país, lo que ha llevado a que el gobierno responda con negligencia a las demandas de estas campañas.

Unidad y estructura

Desde el comienzo de las movilizaciones, las familias de los 43 estudiantes desaparecidos obtuvieron el apoyo de otras organizaciones en México, tales como el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), así como de varias instituciones educativas[11]. A nivel internacional, la campaña logró el apoyo de organizaciones civiles internacionales, lo cual elevó el perfil del caso a nivel global. Por ejemplo, días después del ataque a los estudiantes, Amnistía Internacional pidió al gobierno de México que llevara a cabo una investigación exhaustiva del caso e identificara a los autores de la matanza[12].

Durante los meses de octubre, noviembre y diciembre, el movimiento mantuvo una cohesión importante. Sin embargo, durante las marchas más importantes, un gran número de contingentes se unió a estas marchas de una forma ordenada, aunque sin mucha coordinación entre los diferentes grupos. Esto dio lugar a la eventual pérdida de apoyo, lo cual implicó que no se pudieran llevar a cabo tácticas más decisivas que aplicaran más presión sobre el gobierno y así solicitar atención a las demandas del movimiento.

La disciplina de no-violencia

Desde el comienzo, el movimiento se enfrentó a graves desafíos para mantener una disciplina de no violencia. Por ejemplo, durante una de las manifestaciones más grandes en la Ciudad de México, un grupo de manifestantes no identificados se enfrentó a la policía con piedras y palos. El enfrentamiento culminó con varios periodistas heridos. En Guerrero, una de las protestas relacionadas con la desaparición de los estudiantes resultó en la quema de edificios gubernamentales y personas lesionadas[13].  Una de las principales razones por las que esta campaña enfrentó este importante desafío fue la falta de estructura y planificación necesaria para promover y mantener la cohesión y disciplina dentro del movimiento.

En muchas ocasiones, grupos interesados en mantener el carácter no violento de las protestas comenzaron a difundir información acerca de la posibilidad de que grupos no identificados irrumpieran en las marchas para causar disrupciones con el único fin de atraer a la policía. Sin embargo, nunca hubo mecanismos efectivos para mantener la disciplina dentro de las protestas. Cabe mencionar que un importante número de marchas se dieron sin mayores incidentes, sin embargo, el movimiento sí corrió un importante riesgo de perder credibilidad a partir de las manifestaciones de violencia que sí sucedieron.

Resultados y lecciones aprendidas

A pesar de los retos que se mencionaron anteriormente la movilización en torno a lo ocurrido en Ayotzinapa tuvo importantes resultados. Uno de los legados más importantes de esta movilización en masa fue el hecho de que se comenzó una importante discusión acerca de la gobernanza y el Estado de Derecho en el país. Además, como lo reconoce Lauren Eades, al parecer la presión provocada por la campaña agilizó la implementación de la reforma al sistema de justicia penal aprobado en 2008. Adicionalmente, el incidente ilustró la necesidad de fuerzas policiacas confiables y profesionales en todos los niveles de gobierno en el país. Por último, también se puso en evidencia la necesidad de una reforma para reducir los niveles de corrupción en el país[14].

Del movimiento en apoyo a las víctimas del caso Ayotzinapa se pueden aprender dos lecciones valiosas en términos de movimientos civiles. En primera instancia, no se puede ignorar el papel de las redes sociales en el alcance que tuvo la campaña. En el caso de Ayotzinapa, el tamaño de la movilización en redes sociales ayudo a crear conciencia sobre lo ocurrido y logró que la campaña llegara a los medios de comunicación de más audiencia[15].

Además, el movimiento a favor de los normalistas de Ayotzinapa también ilustró la necesidad de que las movilizaciones civiles tengan una estrategia definida que les permita implementar tácticas que creen más presión en el gobierno con el fin de avanzar sus objetivos. Esto es también de suma importancia para mantener una disciplina de no violencia dentro del movimiento.

En conclusión, el caso de Ayotzinapa ilustra los retos más importantes de las movilizaciones civiles en México. Al mismo tiempo, el legado de esta campaña presenta importantes oportunidades para avanzar en varios de los temas más importantes para la estabilidad del Estado Mexicano, a saber, el Estado de Derecho y una mejora a la situación de corrupción que permea el gobierno y la sociedad en México.

Karla Schiaffino es licenciada en Ciencia Política y Relaciones Internacionales por el ITAM. Actualmente cursa la Maestría en Derecho y Diplomacia en la escuela Fletcher de la Universidad de Tufts.
 *Los créditos de la imagen pertenecen al Centro Tlachinollán

Referencias

Agencia Marocaine de Press, 19 Months Since Students Disappear, Parents Lead March 27 de Abril, 2016 (Factiva)

Associated Press, Angry Mexicans protest over 43 missing students, 21 de Noviembre, 2014 (Factiva)

EFE, “Amnistía Internacional Llama a Investigar Desapariciones de Estudiantes”, 30 de Septiembre, 2014 (Factiva)

El Universal, Marchan en Cuernavaca por Ayotzinapa, 8 de Octubre, 2014 (Factiva)

Grupo Formula, “Anuncia el EZLN mañana participará en Acción Global por Ayotzinapa”, 21 de octubre 2014 en http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?idn=449780&idfc=2014 (26/09/2016)

Hugo Aboites Aguilar (2015), “Reformas y Ayotzinapa: Percepciones y Estrategias en la Lucha Magisterial (2012-2015)”, El Cotidiano, Marzo-Abril, pp.86-91

Lauren Eades (2015), “From ‘Mexico’s Moment’ to Mexico’s Massacre: How (Not) to Get Away with Murder”, Yale Journal of International Affairs Vol. 10, pp. 9-25.

Mural, “Marchan Por Desaparecidos en Iguala”,1 de Octubre, 2014 (Factiva)

Rocío Abascal Mena (2015), “#Ayotzinapa, Orígen y evolución del movimiento social en Twitter”, Apuntes de Ciencias Sociales, pp. 357-364

[1] Lauren Eades (2015), “From ‘Mexico’s Moment’ to Mexico’s Massacre: How (Not) to Get Away with Murder”, Yale Journal of International Affairs, Vol. 10, p. 10

[2] Ídem

[3] Mural, “Marchan Por Desaparecidos en Iguala”, 1 de Octubre, 2014 (Factiva)

[4] El Universal, Marchan en Cuernavaca por Ayotzinapa, 8 de Octubre, 2014 (Factiva)

[5] Lauren Eades, Op. Cit., p. 12

[6] Rocío Abascal Mena (2015), #Ayotzinapa, Orígen y evolución del movimiento social en Twitter”, Apuntes de Ciencias Sociales, p 359

[7] Lauren Eades, Op. Cit., p. 12

[8] Agencia Marocaine de Press, 19 Months Since Students Disappear, Parents Lead March, 27 de Abril, 2016 (Factiva)

[9] Lauren Eades, Op. Cit., p. 15

[10] Hugo Aboites Aguilar (2015), “Reformas y Ayotzinapa: Percepciones y Estrategias en la Lucha Magisterial (2012-2015)”, El Cotidiano, p. 89

[11] Grupo Formula, “Anuncia el EZLN mañana participará en Acción Global por Ayotzinapa”, 21 de octubre 2014 en http://www.radioformula.com.mx/notas.asp?idn=449780&idfc=2014 (26/09/2016)

[12] EFE, “Amnistía Internacional Llama a Investigar Desapariciones de Estudiantes”, Septiembre 30, 2014 (Factiva)

[13] Associated Press, Angry Mexicans protest over 43 missing students, 21 de Noviembre, 2014 (Factiva)

[14] Lauren Eades, Op. Cit., p. 18

[15] Íbidem, p. 16

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s